OPALO:

 

Es un hidrato de silícico originado por la descomposición de los silicatos debida a la acción de las aguas termales.

Es porosa y frágil.

Tiene fama de tener mala suerte debido a su cambio de color, que es considerado como mal augurio funesto.

Esto mismo ocurre con la Amatista y la Turquesa pero no tiene esa mala fama.

Se supone que los signos de fuego pueden transformar su color, y los de agua inhiben la influencia de sus electrones.

Chakras, todos.

Se clasifican en tres grupos: comunes, opalescentes y de fuego.

Son recomendables en casos de atonía, melancolía, indiferencia, escepticismo o desánimo,

Pero resulta desaconsejable en momentos de gran excitación o hipersensibilidad.

En meditación puede traspasar las regiones astrales.

Tienen la cualidad de trabajar sobre más de un campo de fuerza al mismo tiempo y algunos negros pueden trabajar simultáneamenteen todos los centros, ecualizando y equilibrando.

Lo malo que tiene es que actúa con la Ley del Retorno, es decir, lo que adsorbe de la persona, lo devuelve a la persona, de ahí su fama de mala gema.