JADE

Es el antiguo "príncipe de la paz y la tranquilidad".

 

Nunca dañará a nadie que lo tenga o lleve, no absorbe negatividad, más bien la repele.

 

De la misma familia mineral, pero con diferente composición, los dos tipos básicos de Jade son, la Nefrita y la Jadeíta, son de efecto similar, con pequeñas diferencias.

 

Los tonos muy ligeros, blancos o cremas, con pequeñas rayas de diversas venas, van bien con los signos de Cáncer, Virgo y Capricornio.

Tienden a calmar los ojos y el sistema nervioso general.

 

Los lilas y malvas pálidos van bien con los signos de Libra, Tauro y Sagitario.

Bueno para el corazón, equilibra y calma las emociones.

 

Los verdes más oscuros van bien con los signos de Escorpión.

Los tonos verdes imperiales van con los signos Escorpión y Piscis.

 

El Jade tipo amarillo-marrón y rojo-jaspeado con los signos Leo y Aries.

Mezclado con la Jadeíta o Nefrita ayuda a tranquilizar el sistema nervioso por medio del hígado.

 

 

El Jade es una mutación de un planeta exterior de este sistema solar.

 

El Dragón de Jade chino constituye un doble símbolo: protección y fuerza interior, suerte y larga vida.