INDIGO Y VIOLETA

Nos:

Escasos en la naturaleza.

No nos pertenecen.

Están en las altas cumbres, en las profundidades marinas, en los crepúsculos.

Creativos.

Místicos.

Intemporales.

Mágicos a condición de vivir la vida.

Saborear los pequeños pecados.

Nos acercan al umbral de la muerte.

Lo desconocido.

La inseguridad.

 

Van bien para:

Sistema nervioso.

Tranquilizante.

Adormece la Columna Vertebral.

Es el Bálsamo de la Espiritualidad corriendo por los surcos de la piel.

 

VIOLETA: En este color hay dos mundos, el relajante en el azul y el estimulante en el rojo. De esta manera especial es el color de un equilibrio consciente; dignidad y divinidad, pero también estabilidad.

 

Incrementará la autovaloración y autoestima de la persona que ha perdido el sentido de la belleza humana; restaura el ritmo en el sistema. (Chakra Tercer Ojo).

MAGENTA: Arrastra a la persona a la conciencia espiritual.

Se utiliza raramente.

Bueno para objetivos de transmutación de ámbitos densos al campo espiritual.

 

Mejor para las personas maduras. (Chakra Tercer Ojo y Corona).