El que después de haber nacido en estado de hombre

no fue capaz de prestar atención a la Doctrina Sagrada,

se asemeja al que vuelve con las manos vacías

de un país en que todas las piedras del camino

son piedras preciosas.

No ha visto ni comprendido nada.

Su vida es un lamentable fracaso.


El alma universal, al permitir la creación del Todo,

le ha dado la imagen de la luz.

Pitágoras.


Obedeciendo las órdenes de la luz, vuelvo al reino de las piedras

para traeros tesoros de sabiduría.

Antiguo chamán.


Soy más viejo que el cuerpo, pero en los ojos del ópalo de fuego

en la música del cristal y en el corazón del rubí,

en la simiente de la perla y en la lengua del lapis

VUELVO A LA VIDA


Viajamos juntos.

El camino es largo

y está sembrado de osamentas

y de piedras preciosas.


La iluminación es la palabra-clave de las piedras.

Iluminan la Tierra tanto como las estrellas.

Son luz y radiación aún en estado bruto,

contienen el grano y la flor de la Luz,

el centro del mar cósmico.


Dejad que la belleza de las piedras os hable,

luz resplandeciente en la joya del corazón

y el espíritu.


¡Contempla lo más profundo de la joya de tu corazón!

¿ Cuál es el deseo que allí se esconde?

Escuchando la voz de tu conciencia

tu propio secreto te será revelado.

Una voz me ha respondido:

Sé amable, pero fuerte,

sé abierto y benevolente,

bello y resplandeciente,

sé la joya en el loto.


¡ La belleza es verdad, la verdad es belleza!

Es todo cuanto sé en esta Tierra

y es cuanto basta saber.

John Keats.


EL RUBÍ

Rojo resplandor,

fuego en el corazón del ser,

eleva el amor que por mí siento

al amor de todos,

al amor de todo.


EL CORAL

Rama de fuego,

hija del agua,

te estiras perezosa y grácil,

a la vez joya del mar

y regalo de la Madre.


EL GRANATE

Granada roja,

luz luminosa y profunda,

transformas en pureza la pasión

y en decencia la lujuria

y tan pronto se despierta

la serpiente del poder.


EL TOPACIO

Luz cálida como el oro,

tu rayo magnético

nos lleva hacia la verdad

con el fin de conquistar la iluminación

del espíritu eterno,

el arco iris de la alegría.


EL ÁMBAR

Gota de miel dorada

en la Tierra profunda

ligera como el ala de un pájaro,

savia cristalina,

al purificar mi cuerpo

me ennobleces el alma

y proclamas por doquier

el poder de la naturaleza.


LA RUBELLITA ( TURMALINA ROSA )

Abre el corazón sobre ti mismo,

contémplate con los ojos del amor,

la compasión y la comprensión!

Sabrás que la imagen que contemplas

en el espejo de la perfección

y la potencia divina

¡Eres tú!


LA ESMERALDA

Oh, Esmeralda

tu fuego verde

nutre mi cuerpo y mi alma.

Insuperable es tu belleza,

incomparable tu luz:

eres el don perfecto.

Te doy las gracias

Esmeralda,

Diosa que reina sobre la compasión y el amor.

Me has abierto los ojos

para que pueda ver tu luz.


LA MALAQUITA

Yo, malaquita,

sueño antiguo del Egipto,

de Horus soy los ojos

y la vida eterna.

Yo, malaquita,

rayo verde regenerador,

poder de la creación,

pongo en tu corazón

mi poder curativo.

Yo, malaquita,

simiente del Gran Vacío,

fuente de la Fuente mística,

no intentes comprenderme: siénteme.


EL JADE

Paz y tranquilidad,

protección y buena fortuna,

promesas de dragones y de dioses

grabadas en mí,

mi belleza y mi resplandor

son armonías de la forma

y el espíritu.


EL AGUAMARINA

Agua del mar,

agua de la madre,

apaciguas mi sed de Espíritu,

purificas mis pensamientos y mi alma.

Inspiración del Infinito,

iluminas las tinieblas,

elevas mi corazón,

esclareces mi mirada.

Me consuelas

a lo largo de todo el camino

que conduce al Eterno.

María es tu nombre

y tu rostro inocencia

y pureza.


LA TURQUESA

Desde lo más profundo del océano

hasta la más alta cima del Cielo,

por ti,

Turquesa,

el Espíritu nos habla del Infinito.


LA CRISOCOLA

Madre de la creación.

nutres la simiente de la claridad

que nos has dado

con el fin de que un día

nuestros sueños se transformen

en realidad cristalina.

Tu amor, tu misericordia y tu compasión

guían nuestros corazones a través de tu belleza.


EL ZAFIRO

Estrella azul,

Luz de los cielos serenos,

hablas de lealtad, de devoción,

llenas mi corazón de fe, de amor,

y otorgas sabiduría a todas mis acciones.

Mensajero cósmico,

vienes del reino de la realidad infinita

con el fin de que por tu resplandor

seamos purificados.


EL CUARZO AMATISTA

Mística joya del Poder Absoluto,

majestuoso resplandor de la inspiración,

por tu sacrificio

y tu propia purificación

nos ofreces la clave

de la inspiración.


LA PIEDRA LUNAR

Piedra lunar,

tu dulce luz

refleja nuestras emociones

y revela nuestros sueños.


LA PERLA

Joya del mar.

Iniciada sacrificada sobre el altar

de la verdad,

para llegar a ser tú,

perla de belleza,

es preciso el amor de la lucha

y mucho luchar por amar.


LA TURMALINA NEGRA

Simiente invisible del Infinito,

escondes en las tinieblas de la noche

la clave de todos los misterios.